Relatos

Del infierno del amor

Me lanzaba a las vísceras de aquel abismo de sexo barato y sobredosis con el afán de una hormiga laboriosa que no se detenía hasta dar con ella en alguna parte, tenso y angustiado como si temiera perder la cordura y hasta el alma si ella no estaba. Para una vez que ligaba en meses lo hacía con una puta:…

Comparte
Relatos

Hombres del mediodía

Demiurgo henchido, me vacío sobre su abdomen  mientras trazo el rumbo de los astros estableciendo una tragedia ineludible sobre la cabeza de todos los hombres. Me dirijo a ella y le digo que no soy un mal hombre, después de todo. No sé por qué lo hago, pero lo hago. Ella me mira fijamente, dice que me cree, pero parece…

Comparte
Relatos

Días muy malos

Tendrían un buen motivo para salir a la calle a violar y a matar y, quien sabe, cantar como ruiseñores sobre la calavera de un hombre cualquiera, de los que lloran cuando pasa el Cristo o algún otro; tontos hay de sobra, es sólo cuestión de tener apetito. Estaba siendo un muy mal día, de esos con una muy mala…

Comparte
Relatos

Cristal afilado, sucio y roto

Sí, me sentía solo, y gritaba, y me desnudaba, y pensaba que si no me sintiera solo, me sentiría sobrio y guapo e interesante, y tendría valor para acercarme a ella que siempre me mira con ojos de cristal afilado, sucio y roto, y no es bueno sentirse así, ya sabes, un trozo de cristal afilado, sucio y roto que…

Comparte
Relatos

Contando hacia atrás

Sí, ahora te voy a enseñar a contar, no porque quiera hacerlo, sino porque es necesario que abra una gran herida en tus tripas. Es necesario que abra tus ojos y tu mente a cosas nunca jamás vistas ni soñadas que, quieras o no, son tan reales como las bombas en los arsenales o los conejos que miran la hora…

Comparte